CADA CABEZA ES UN MUNDO.

Hablaba ayer con mi amigo Tomás. Él es una de esas personas que la vida no ha tratado muy bién, unido a su mal hacer, su vida era desde hacía tiempo una cuesta abajo continua.

-Me dijo: Juan tengo que contarte algo. Tengo lapsus de memoria y no me acuerdo de lo que hago en ese espacio de tiempo.

-Yo le pregunté: ¿cómo sabes que tienes lapsus si no te acuerdas?.

-Pues porque vienen personas con el tiempo y me dicen lo que he hecho. El problema es que no me siento bien con lo que me sucede, tengo miedo y hasta he pensado en hacer cosas peores.

-Lo primero que tienes que hacer es pensar positivamente, porque hacerlo de forma negativa solo te da peores elecciones, eso tienes que tenerlo muy en cuenta. Se que es incomodo que en un momento dado venga alguien y te diga que has hecho algo de lo que no eres consciente, pero es algo con lo que tendrás que aprender a vivir. Ayer leí una cita de un actor americano, que decía “hay que adaptarse rápido a lo inevitable ya que te hace superar la situación más facilmente “.

-Si, pero tú no has vivido eso, me dijo Tomás, como no tienes que pasar por ese maltrago varias veces , no sabes lo que es.

-Lo se, se que vives algo nuevo, no te has adaptado y no sabes como enfrentarlo. Es como si compartieras tú coche con alguien querido, aunque sabes que de tanto en tanto golpea el coche y se da a la fuga. Pero cuando el otro se da cuenta , coge la matricula y viene a reclamarte a ti que eres el dueño del coche. El gran problema es que no puedes evitar que siga cogiendo el coche.

-Si algo así,. Pero no es un coche, soy yo.

-Siii, lo se. Tú y alguien más compartis el cuerpo, solo que tú eres el titular en el DNI .

– ¿Que hago entonces Juan?.

-Hombre Tomás, yo no soy un profesional, el primer consejo es que busques profesionales que te puedan ayudar. El segundo, como forma de higiene mental, asimila lo que te pasa y que pienses que te puede pasar el resto de tus días .  Muchas veces tenemos la esperanza de que no vuelva a suceder, pero si eso pasa nos hará más daño en caso de ocurra de nuevo. Bajo mi punto de vista escoger la peor posibilidad te hace adaptarte más rápido y todo lo que sea una mejoría será una alegría.

-No me gusta nada de lo que me dices, no me gusta.

-Si, hasta que sepas lo que te pasa, vivir ignorando solo te hace sufrir. Así que únete a el y avanza , crea una nueva vida a partir de donde puedas apoyarte. El gran problema que tenemos es que pensamos en ganar, y no es cuestión de eso, sino de sobrevivirlo mejor a la situación. El tiempo hace que veamos mejor las cosas.

-Para ti es fácil decirlo.

– Mira tio, se que no te gusta y que yo no tengo el problema. Si quieres avanzar tienes que comprender que es lo que la cabeza te permite hacer y lo que no. No te creas que hay mucha diferencia entre tú y muchas de las personas que hay de ahí para afuera. Hay personas que toman drogas compulsivamente, otros que son ludópatas, cleptómanos etc. No podemos volver atrás, creo que solo puedo aligerar el presente, lo que vivo, para que en vez de ser algo definitivo solo sea una transición hacía algo positivo.

 

TENER UNA ILUSIÓN.

Hace algún tiempo le pregunté a un amigo jubilado ¿cuando te conviertes en una persona mayor?.Él tranquilamente me contestó que uno se hace viejo cuando deja de tener ilusiones. Me dijo que de nada te vale ser joven si no tienes una ilusión por la que vivir, ni siquiera el ser viejo te da eso, solo tienes experiencia. De la misma manera, debes de tener en cuenta que debes buscar otras mientras apuras la que tienes ,ya que a medida que pasa el tiempo se va desgastando como si fuera una piedra en el cauce de un río.

Estuvimos conversando largo tiempo acerca de las experiencias de la vida, las ilusiones y como  estaban conectadas. Me dijo que ambas son como esas muñequitas rusas que van unas dentro de la otras. Por fuera la muñeca es grande y bonita pero dentro hay otra que es tan importante como esa que ves, a veces aún más.

-Yo pregunté: ¿y cúal es esa que está dentro de la otra u otras?.

-Y él me contestó: las necesidades, son el combustible que nos mueve , y esa la muñeca que está debajo de la otra, solo separándola la puedes ver. Juan, me dijo,todos tenemos necesidades, pero cuando no eres capaz de distinguir lo que te hace bien de lo que no tienes un conflicto.

-Pero Pepe (así se llamaba él) hoy día hay mucha gente que tienen problemas, eso no es malo, siempre ha sido así. Eso no impide ver cuales son tús necesidades.¿No?.

-No lo creo Juan. Cuando yo era más joven las cosas eran más sencillas, las elecciones eran menos. O trabajabas o trabajabas.Con el tiempo mujer e hijos y pese a no tener tanto eras feliz porque tús necesidades eran pocas y vivias feliz y al dia. Ahora tú tienes más donde elegir que yo en aquella época y aún así  no se si serás más feliz que yo.

-¿Crees que es dificil saber cuales son tús necesidades?.

-No. Creo que es complicado tener ilusiones cuando las necesidades no son tuyas. Yo veo los programas de televisión, después miro a los niños en la calle y solo veo una copia de lo que ven. Ellos no saben si les interesa o no, solo lo hacen para pertenecer al grupo de las que llevan las zapatillas o al otro que lleva el corte de pelo. Si tú ilusión es el corte de pelo o unas zapatillas que ni siquiera cumplen su función, ahí es cuando creo que ellos no se dan cuenta de lo que están viviendo.

-¿Que piensas tú de todo eso?.

-Hombre Juan…es complicado el tema , porque no estoy en poder de la verdad. Creo que deberíamos aprender a aprender.

-No me lies con tús frasesitas Pepe.

-Mira. Cada vez la vida va más rápido y se nos exige más y más. Aprender a aprender,aprender a elegir,  tener una guia para saber que dirección tomar.  En mi época pese a no haber mucho, podías hacer muchas cosas. El que solo hubieran dos canales de televisión creo que ayudaba a que no dependieras del televisor , tenías más tiempo para ti. Sabías lo que te gustaba y lo que no, de esa manera podías orientarte. Hoy tienen que decirte que debe gustarte y que no. ¿Cómo vas a tener ilusiones si dependes de otros para su aprovación?.

-Algo de razón tienes, pero te vas un poco al extremo¿no crees?.

-No, la visión que me da la edad y sobre todo lo que he vivido, me dice que no sabemos lo que nos interesa porque nos miramos en esas cosas que no nos son útiles para nada, sufrimos por lo que perdemos o lo que es peor , por lo que no podemos conseguir.

-¿Tú crees que las ilusiones sirven para algo?.

-Si. Te sirven para ir disfrutando de la vida a medida que la vamos viviendo. Si no tienes una ilusión solo tenemos trabajo y más trabajo en la vida, eso es lo que nos hace realmente viejos.

 

¿A QUIÉN LE GUSTA GANAR?

Hay una frase que me llamó la atención cuando la leí por primera vez: ”  tú vida tendría más sentido si la vieras desde el final hacía el principio y no al revés”.

Si pudiéramos ver el final lo más probable es que pensáramos como enmendar los errores que nuestras elecciones han causado. A nadie le gusta perder.

La filosofía que tienes impregna todo lo que haces. Ganar continuamente crea una adicción letal que produce un desapego de la realidad. Si viviéramos conociendo el futuro lo cambiaríamos en base a nuestras ideas  (lo que deseamos), no sentiríamos lo que sucede a nuestro alrededor porque jugaríamos a ser pequeños dioses. Querríamos cambiar cosas en vez de formar parte de ellas.

Todos los sistemas tienen una vida limitada. Estados Unidos ya no es el país rico, China tampoco es el pobre. Los grandes se estancan mientras los pequeños evolucionan. La realidad es de naturaleza cambiante y los sistemas tienen una vida limitada.

No es cuestión de ver el futuro para cambiar el presente. Es vivir el presente para crear el futuro.

 

LA VIDA ¿SE REGULA SOLA?

Hace unos días hablaba con mi amigo Tomás. Me preguntaba el porqué sucede la famosa crisis de los 40. Después de hacer lo correcto durante muchos años se lanzó a vivir experiencias amorosas y otras vitales para él.  Estaba inquieto porque se miraba y no era el Tomás de siempre, aún así seguía cambiando cosas en su vida día a día. Un día empezó a hacer deporte, otro compró ropa nueva. Se conectó a las redes sociales. Así de esta manera, un día me dijo que ya casi no se reconocía.

Semanas más tarde nos sentamos a tomar unas cañas y me dijo que si volviera a vivir la misma situación haría lo mismo. El sentía que necesitaba vivir y sentir. No quería vivir una vida prefijada mental y sin-sentido.

Nuestra vida se regula de forma natural aunque nuestra cabeza no lo comprenda.

¿QUÉ NOS HACE IGUALES Y A LA VEZ NOS DIFERENCIA?…(Respuesta)

    LAS NECESIDADES.

    Nos diferencia las necesidades. Ellas son la piedra angular sobre las que se cimentan nuestras vidas. Todos tenemos necesidades y a la vez todos,todos las tenemos completamente diferentes a nuestros millones de congéneres.

Es la primera piedra y a la vez la gran desconocida. Aquí cité varias cualidades de nuestras acciones, una de ellas era el orden. (Orden: esta cualidad nos ayuda a que nuestras acciones estén alineadas con nuestras necesidades). Tenemos una vida rápida y exigente en dónde terminamos haciendo lo que debemos y olvidamos nuestras necesidades, la solución más rápida y fácil, nos subordinamos a las situaciones buscando un beneficio que la mayor parte es material. No lo tildo de malo o equivocado, en todo caso es de falta de equilibrio.

Debemos profundizaren cuales son nuestras necesidades físicas en todas sus formas, al igual que las mentales y espirituales, ver lo que tú realidad te pide y buscar una respuesta (acción) que de alguna manera satisfaga a todos los “participantes”.

Diariamente veo personas unas buscan paz espiritual, otras lo material, poder, sexo,etc. No los critico, solo aprecio que siempre hay una idea que predomina sobre las otras. Como si la paz espiritual prevaleciera sobre la supervivencia, o la descendencia sobre la propia existencia. Yo también pasé por ahí, fui un purista.

Ahora vivo apreciando la diversidad que me rodea.

 

 

 

EL SENTIDO DE LAS COSAS.

Tenemos en el castellano un idioma amplío y rico.

Desde siempre he pensado que puedes expresarte ya que hay alguna palabra que puede mostrar lo que piensas o sientes.

Años más tarde pensé que el idioma lo podías explorar. La búsqueda consistía en buscar términos que aumentaran tus conocimientos aunque tenía el defecto que no podías ampliar tú experiencia.  Por ejemplo podías conocer la palabra procrastinar y saber que podías sentirte mal animicamente y dilatar de forma a veces indefinida muchas cosas en tú vida pero sin pasar por la experiencia negativa. Era un conocer en el que ibas en sentido inverso, primero conocías el término y después la experiencia.

Muchos años más tarde conocí a mi maestro de AAMM, era una persona atípica a veces te hablaba de cosas que no entendías, pero lo atesorabas pensando que en algún momento  lo entenderías. Una de ellas fue cuando habló del KOTODAMA: el espíritu de las palabras.

La verdad es que no lo aprecié en el momento, pero con el tiempo empiezas a hacerlo.

Sentir es una palabra sencilla, pero con gran profundidad si “conoces” su KOTODAMA, su espíritu. Sentir tiene el mismo “problema” que cuando hablamos del amor, no se puede explicar,se debe sentir, no tiene que ver con la cabeza, es más de cuello hacía abajo. La gran pregunta es: ¿cómo te sientes?, no es ¿que piensas de esto?. El sentir es la piedra angular que le da sentido a tú búsqueda.

Encontré muchas palabras que hablan de sentir, hoy día se usan con la misma intesion con la que sellas un sobre en correos, no tienen nada, palabras vacías.

Sentir, sinsentido, sentido común, sentimiento, el arte hay que sentirlo, hay que sentir las cosas, lo siento (fallecimiento o equivocación), consentido (permiso, creído de si mismo) etc. Como ves las palabras tienen ese algo, el no darle importancia a nuestras declaraciones hacen que estemos vacíos.

Si queremos encontrarle sentido a nuestra vida hay que re-aprender a sentir.